Pasos para abonar


El abono es un elemento esencial para todos los tipos de plantas, arbustos, árboles, céspedes y flores. La idea del abono es nutrir a la planta de minerales que con el tiempo carece de nutrientes y se debilita, podemos observar la falta de abono cuando la planta no alcanza un crecimiento promedio. También podemos apreciar cuando su color no es el de antes y toma colores más amarillentos, se percibe débil y en el caso de las flores estas son pequeñas. (En los árboles los frutos son muy pequeños y carecen de sabor.)

Para abonar tenemos dos opciones:

1.- Podemos fabricar el abono, llamado también el compostaje o compost

2.- Podemos comprar el abono

En el caso de fabricar el abono lo podemos hacer a base de: hojas secas, paja, trozos de madera sin tratar pequeños, trozos de carbón, flores marchitas, restos de futas o verduras, también se le puede adherir el césped recién cortado. No se deben agregar plantas ni hojas enfermas (con pestes), malezas, carne, productos lácteos y vegetales cocinados con grasa animal, heces humanos o corontas de choclos. Si bien todo en el fondo se descompondrá no todos los alimentos lo hacen dentro del mismo periodo, por lo que corremos el riesgo de no realizar un buen abono.

Hay tres puntos que debemos considerar para que funcione la fabricación del abono:

– Humedad: Los materiales se deben sentir húmedos, sin exceso de agua.
– Temperatura: Debe sentirse tibio al tacto, excepto en invierno.
– Aire: Cuando los materiales se descomponen sin oxigeno causan mal olor; debemos mover la tierra con los elementos orgánicos cada vez que se le agreguen más materiales y por lo menos dos veces al mes.

Para realizar el abono orgánico debemos tener un lugar físico, en este caso debemos buscar un lugar fuera de la luz directa (sombra de un árbol) con buen drenaje y accesible, podemos utilizar un cajón de madera de dimensiones que nos acomoden, con aberturas en los costados para que tenga mayor oxigenación. En el interior podemos almacenar residuos del jardín, además de restos de comida (mencionados anteriormente) que no atraigan a los roedores (por ejemplo, grasa y carne).

Podemos utilizar el abono cuando el color de este sea oscuro, sea desmenuzable y posea olor a tierra; si algún material no se encontrara listo se puede devolver al cajón para que termine su proceso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: