El trasplante

Cuando las raíces se han desarrollado de tal forma que asoman a la superficie del macetero o contenedor, ha llegado el momento de proceder al trasplante o, si acepta el clima exterior, buscarle un lugar en el jardín. Si se va a trasplantar a otra maceta, debemos disponer de una con un tamaño mayor para que las raíces se mantengan bajo la tierra y holgadas.

Para extraerla sin que se dañe debemos regarla primero y esperar a que se haya evacuado el agua sobrante, a continuación se le da la vuelta al macetero o contenedor sujetando el tallo con la mano, para seguidamente tirar con cuidado de la planta que deberá salir sin dificultad; si no fuese así, es posible que las raíces se hayan pegado a las paredes del macetero, lo que nos obligará a romperlo.


El nuevo macetero deberá tener drenajes, se coloca una capa de tierra nueva en el fondo, pondremos la planta y terminamos de rellenar con tierra. Luego la regamos y comprobamos que el nivel de la tierra no baje, en el caso que baje rellenamos con más tierra y nuevamente regamos pero muy ligeramente.


Para trasplantar debemos respetarlos ciclos, es decir si una planta se encuentra en plena floración, o empieza a brotar, será muy perjudicial realizar un trasplante, pues toda su fuerza tendrá que emplearla en adaptarse al nuevo suelo o macetero; provocando la interrupción del “ciclo vegetativo”, que probablemente no se reanudará más tarde sufriendo el retraso durante toda esa temporada.

cambio de macetero

cambio de macetero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: