Posts tagged jardines

Utilización de plantas estructurales

Tipos de ubicación:

Estos tipos de ubicaciones nos ayudaran a tener una visión más clara al momento de plantar un árbol, plantas, o arbustos; la idea es que se mantenga una armonía entre las plantas, pero que no moleste la visión o el estilo que queremos desarrollar.

tipos de estructuras

Un árbol vertical como el enebro pude dominar un grupo de plantas excesivamente reducido (A), pero ayuda a equilibrar a este grupo con el muro que se encuentra detrás (B). El mismo árbol puede bloquear aun la vista (C) o, colocado de un lado puede actuar De contrapeso (D), incorporando otro grupo similar en el campo visual, se puede crear un efecto más repetitivo sofisticado. La sensación de movimientos y progresión se consigue colocando un enebro delante de otro (E), pero emplazadas en un lugar equidistante del punto de visión, ambas plantas ofrecerán un elegante estructura (F).

Leave a comment »

Sencillez en la plantación, cuidado con los detalles

Un error muy común consiste en incluir excesivas variedades de plantas en un área reducida. En esos espacios conviene cultivar rosas por ejemplo. Los jardines serán hermosos porque la elección de platas será restringida y dará lugar a un diseño comparativamente sencillo.

Una vez decidido el diseño, el estilo del jardín y elegidas las plantas, hay que procurar que los accesorios no destruyan el efecto. Un banco de hierro forjado podría ser demasiado sofisticado para muchos jardines mientras que un sencillo banco de piedra muy pocas veces desentona. Un jardín de un determinado estilo puede ser difícil de decorar desde el punto de vista económico, pero por lo general los contenedores o adornos sencillos resultan adecuados, sobre todo en zonas limitadas, ya que tienen la ventaja adicional de adaptarse a distintas plantas
Una vez que se deciden el estilo de los accesorios del jardín no hay que apartarse de la idea inicial, ya que las ligeras desviaciones crearían una impresión de desorden.

color y estilo del jardn

Los colores son muy importantes para tener un jardín armónico, la combinación de ellos dará de una u otra forma la personalidad que buscamos y también la que queremos transmitir.

  • Blanco: combina con todo y es elegante, simboliza la pureza e inocencia, es refinado, elegante y fresco.
  • Rojo: es el color que da más juego por la variedad de flores, tonos y su buen contraste con el verde.
  • Rojo, naranja y amarillo: crean un clima alegre al ser colores vivos, cálidos y captan la atención.
  • La combinación de azul, violeta, rosa y blanco: producen relajación, ambientes que dan sensaciones de frescor, amplitud y tranquilidad.
  • Grises y verdes apagados o azulados: inspiran melancolía y romanticismo.
  • Violeta combinado con amarillo resalta mucho; el azul con rojo, también. Son colores de mucho contrastantes. Los colores armónicos crean una atmósfera más sutil y relajada
  • Verde: resulta refrescante cuando se encuentra solo.
  • Naranja combina mal con: rosa, lila o malva

Leave a comment »

Proporción y perspectivas del jardín

Para crear un estilo en el jardín no debemos olvidar el tipo de paisajes y edificios que lo rodean. Una casa con estilo clásico, por ejemplo, podría exigir un jardín de trazado rectangular; las proporciones entre las ventanas y las puertas indicaran las pautas de los sederos, los estanques, las terrazas y las zonas de césped. Hay que cuidar la relación entre estos tres elementos y la casa ya que el color y los anchos senderos confieren elegancia a un amplio jardín, en el caso que los senderos fueran más angostos y con muy poco color, este daría una impresión de espacios pedidos.

La aparente forma de un jardín variará, creando una falsa perspectiva en el diseño y utilizando los bordes de las distintas zonas (caminos, cuadros o terrazas) como si fueran “líneas”. Las líneas horizontales aportarán un mayor amplitud al espacio, mientras que las líneas verticales aumentarán la longitud, debemos que procurar que las líneas verticales convengan hacia el fondo del jardín. Una hábil colocación de árboles verticales o ramificaciones colgantes intensificara el efecto.
Se puede centrar la atención en un punto determinado dentro o más allá del jardín, creando una línea dinámica de movimientos como por ejemplos un sendero curvado que conduzca a un punto concreto. Los jardines formales o cerrados sin ningún punto dominante de interés obtienen, mejores efectos con diseños estáticos formando cuadros geométricos.

Sendero curvo

Leave a comment »

El jardín a través de la historia

A través de la historia los jardines han tenido un protagonismo destacado. Se estima a Egipto y Mesopotamia como los primeros lugares en que se crearon jardines.

Grecia, Roma, China, Japón y en todo el mundo islámico, se ha dado gran importancia a los jardines, cada civilización con su concepto y simbolismo; por ejemplo, los musulmanes inspiraban en el jardín el paraíso que les promete el texto sagrado del Corán; los chinos imitaban en él a la propia naturaleza tomando como reflexión a la filosofía Tao; los griegos tenían del jardín un concepto religioso y funerario, por ello dedicaban bosques y jardines al culto; por su parte los romanos le dieron un fin más práctico y de esparcimiento.

Las expresiones culturales de los antiguos jardines tuvieron un gran auge durante el Renacimiento y el Barroco, convirtiéndose en complementos arquitectónicos.

En Europa fueron desarrollándose nuevos estilos, como el italiano, que predominó durante mucho tiempo hasta que se impuso el estilo francés, y más tarde el inglés de carácter más romántico y melancólico.

Jardines en Mesopotamia

Los primeros pobladores de la Baja Mesopotamia pusieron en práctica técnicas para desecar las marismas fluviales de aquellas regiones pantanosas, con objeto de convertirlas en llanuras altamente productivas. Los asirios y babilonios continuaron y desarrollaron las técnicas de sus antepasados, abriendo canales para el transporte de mercancías aunque Nabucodonosor II también lo planteó como medida de defensa para inundar el país si eran invadidos.

La habilidad de estos pueblos para manejar y conducir el agua, se manifiesta en los famosos jardines colgantes de Babilonia que Nabucodonosor II mandó plantar hacia el año 600 antes de Cristo, éstos se basaban en terrazas escalonadas ahuecadas y llenas de tierra, donde se plantaban los árboles y vegetales que asomaban por fuera de los muros.

Jardines de Mesopotamia

Jardines Griegos

Los griegos no utilizaban los jardines para el esparcimiento y el descanso, pues tenían de él un concepto religioso y funerario, por ello dedicaban su uso preferentemente al culto. El mismo simbolismo se manifestaba con los “bosques sagrados” y las avenidas próximas a los liceos y academias filosóficas, que eran recorridas por los discípulos de Platón y Aristóteles; en ellas se empleaban los árboles preferentemente el plátano y las estatuas. Generalmente los griegos no eran partidarios de proyectar y desarrollar jardines, sino que eran más amantes de la naturaleza libre.

Jardines Romanos

Los romanos desarrollaron un tipo de jardín acondicionado al funcionamiento de la casa. Los espacios abiertos eran reducidos y a ellos se accedía por medio de pórticos, la ausencia de jardín se suplía mediante mosaicos en los suelos y frescos en las paredes; después evolucionó lentamente hasta la creación de imitaciones silvestres dentro de las viviendas, mediante la introducción de fuentes, sestas, entre otros. Finalmente, la rivalidad de Roma con las capitales helenísticas se manifestó en la creación de amplios parques públicos, que obedecían también a un interés político.

Jardines Chinos

En China, el jardín obedece a la proyección de un concepto filosófico que tiene su base en el Tao. El Tao (vía) es una filosofía oriental muy antigua, que propugna la existencia de un principio ordenador y unificador del universo. Mediante este principio, los taoístas practican la reflexión y meditación contemplativa con el fin de superar las realidades cotidianas y alcanzar finalmente la inmortalidad del Tao en que todo forma una unidad.
El jardín es pues el lugar ideal para el aislamiento y contemplación de los elementos indispensables del taoísmo: el agua y la tierra. A través de los senderos, agua en movimiento, pequeñas islas, puentes de madera y quioscos, al visitante se le conduce premeditadamente por espacios y rincones que sugieren distintos símbolos espirituales del Tao. A la vez, árboles, plantas y flores ocupan espacios especialmente estudiados para que produzcan los efectos y coloridos deseados según la época del año


Jardn Japonés

Jardìn Chino

La iglesia en la alta y baja edad media

En la Alta y Baja Edad Media, la iglesia tuvo un papel fundamental en la conservación y transmisión de muchas manifestaciones culturales así, los monasterios y conventos asumieron el papel de rescatar antiguos manuscritos y tradiciones, estudiando, conservando y manteniéndolas vivas, evitando su desaparición. Los monjes cultivaban en sus huertos para el propio sustento, frutas, hortalizas y plantas medicinales que preparaban según viejas recetas, además de otras especies ornamentales como rosas y azucenas.
La vuelta al mundo clásico hace que la arquitectura penetre en el jardín. Se abren perspectivas geométricas, se sitúan fuentes con juegos de agua, escalinatas, estatuas y grutas artificiales, haciendo del jardín un elemento racional. Las flores escasean en favor de otros vegetales como el “boj” y el “mirto”, que son tallados con variadas formas. Estas expresiones quedaron identificadas en lo que se denomino “estilo italiano” de los siglos XVI y XVII, extendiéndose a toda Europa.

la Iglesia en la alta y baja edad media

El jardín inglés y su romanticismo

Inglaterra no adoptó la influyente moda del jardín francés, que sí hicieron Austria, Alemania y España. En el siglo XVIII, el arquitecto y pintor William Kent comenzó a proyectar jardines que se basaban en conceptos muy diferentes, retornando a las formas naturales, donde la fantasía y la sensibilidad melancólica llegaban a ser extrema, en una especie de anticipación del Romanticismo.

Kent incorporaba masas boscosas, grutas, arbustos rebosantes de flores, colinas artificiales y juegos de sombras, todos ello en aparente anarquía. Ejemplos de este estilo son los jardines de Carlton y Chiswick.
Durante los siglos XIX y XX, el jardín inglés fue imitado por toda la Europa romántica, pero conforme concluía el siglo se fueron perdiendo su base y degenerando en su empleo, hasta el extremo de que las creaciones terminaron siendo aberraciones, donde circunstancias tales como la disposición del terreno no se tenían en cuenta, a pesar de que era éste un elemento fundamental en un jardín paisajista.

Jardn Inglés

Leave a comment »